13. AYÚDAME A CAMBIAR

blog-13_300px

Juanito estaba inmerso en su búsqueda de trabajo, pingoogleando las diferentes formas para buscar una nueva oportunidad laboral y captar la atención de empresas interesantes, pero no sabía por dónde empezar ni dónde quería llegar. Juanito se sentaba en el ordenador día tras día y pasaba las horas dudando en qué ofertas podría encajar o cuales le gustaban, cuando de repente, en uno de sus portales de empleo de referencia, Pinguijobs, apareció un banner que llamó su atención:

Coaching
“¿Que sería eso del coaching? ¿Realmente me ayudaría aclararme y potenciar mi vida profesional?”

Juanito, que siempre había sido muy curioso, siguió con su búsqueda cuando fue a dar con una definición que le aclaró un poco la mente:

El Coaching es una metodología que consigue el máximo desarrollo profesional y personal de las personas y que da lugar a una profunda transformación, generando cambios de perspectiva y aumento del compromiso y la responsabilidad, lo que se traduce en mejores resultados…

“Algo así como una ayuda al cambio, un apoyo para mejorar e identificar mi potencial, e incluso para poder redirigir mi carrera. ¡Esto seguro qué me va a ayudar!”

Juanito empezaba a tener muchas dudas por lo que decidió escribir a su amigo Jaime, que controlaba mucho estos temas:

 Hola Jaime. Espero que estés bien. Te escribía porque estoy teniendo muchas dudas buscando trabajo y quizás, primero deba aclararme sobre qué es lo que quiero hacer de verdad. He estado leyendo un poco sobre coaching y me gustaría saber si tu sabes algo sobre esto o si conoces algún coach que me pueda ayudar. Un abrazo amigo.

Jaime no tardó ni una hora en contestarle:

Contacto_Coaching

¡Hola Juanito! Me alegra mucho que me escribas. La verdad es que tenía que haberte hablado antes de esto, el coaching se utiliza últimamente mucho entre las personas que quieren buscar un nuevo camino, o mejor aún, ¡descubrir el suyo! El año pasado me hablaron del Dr. Humboldt, que ayudó mucho a mi amiga Marmolina, aquí tienes su contacto. Ya me cuentas si te va bien, mucha suerte.

Nuestro amigo el pingüino no dudó ni un momento y solicitó la primera sesión con el coach, el Dr. Humboldt. El primer acercamiento fue una conversación en la que Juanito le contó a Humboldt cómo había llegado hasta allí, cuál había sido su carrera profesional y su experiencia en otras empresas. Finalmente, terminó hablándole de su malestar, de esa sensación de: “no tener claro hacia dónde ir”.

En la segunda sesión, el coach le escuchó atentamente y le propuso un primer ejercicio para conocerle mejor, el ejercicio se llamaba ‘La Rueda de la Vida’ y consistía en dibujar un círculo y dividirlo en ocho sectores. Alrededor de la figura, tenía que escribir los nombres de los grandes temas que determinaban su vida, sin importar el orden: salud, amor, familia, amigos, dinero, hogar, ocio, crecimiento personal, desarrollo profesional… etc. Había que puntuar cada tema de 0 a 10 relacionándolo con el grado de felicidad que tenía con ellas a día de hoy. El resultado lo verían en la siguiente sesión:

Rueda

 

Nuestro pingüino se extrañó de lo útil que le resultó este ejercicio, en apenas dos conversaciones con el Coach se había dado cuenta de que lo que le preocupaba tenía relación con su trabajo y con su desarrollo profesional (no había más que ver los puntos rojos) y pudieron centrar la atención de las sesiones en la búsqueda de motivación para encontrar un nuevo trabajo.

En la segunda sesión le plantearon un ejercicio mucho más complicado. Éste consistía en estar durante 15 días siendo consciente de sí mismo, de cada cosa que realizaba cada día, si comía, sólo debía comer, saboreando cada bocado. Si respiraba, tenía que tomar un respiro consciente, y notar cómo el aire salía y entraba a través de tus pulmones. Al menos una vez al día tenía que elegir una actividad habitual y prestar atención a los pequeños detalles. Después, tendría que anotar esa actividad y añadir la emoción o la sensación que le había producido realizarla. Era curioso cómo a través de este ejercicio Juanito estaba aprendiendo a tomar consciencia de sus pensamientos.

Poco a poco, nuestro pingüino preferido fue conociéndose un poco más a si mismo e incluso se matriculó en un Máster. El coaching le había enseñado a fabricar las herramientas necesarias para encontrar respuestas a los problemas diarios y cada día se sentía más animado.

Con  todo esto del coaching, Juanito también entendió que tenía que trabajar más en sus emociones para poder llegar a ser feliz. Además, su coach le hizo ver que Juanito era un pingüino con don de razonamiento y decidió usar sus conocimientos y confiar más en sí mismo y que eso era lo más importante para enfrentar su nuevo reto:

¡Encontrar otro trabajo!

EQUIPO MOVILIDAD INTERNACIONAL

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *