20. LA FUERZA DE LOS EQUIPOS

Blog 20_300px

Tras unos meses de “aterrizaje” en su nuevo trabajo, veía que las cosas no iban del todo bien.

A pesar de tener un equipo a cargo, las tareas se acumulaban, no se cumplían los plazos  y sus colaboradores no terminaban de parecerse a un equipo, no compartían la información, las reuniones se hacían interminables y nadie asumía sus responsabilidades.

Tenía que hacer algo y lo tenía que hacer cuanto antes por lo que Juanito empezó a investigar sobre lo que era un equipo de trabajo, las ventajas de tener equipo y los aspectos clave sobre los que tendría que trabajar:

Un equipo de trabajo es un conjunto de personas que se organizan de una forma determinada para lograr un objetivo común:

  • Conjunto de personas: los equipos de trabajo están formados por personas de distinta experiencia, formación, personalidad, aptitudes, etc.
  • Organización: necesaria para el logro de una determinada meta u objetivo. Esto suele implicar algún tipo de división de tareas de tal forma que cada miembro del equipo realiza una serie de tareas de modo independiente, pero es responsable del total de los resultados del equipo.
  • Objetivo común: no debemos olvidar, que las personas tienen un conjunto de necesidades y objetivos que buscan satisfacer en todos los ámbitos de su vida, incluido en trabajo. Una de las claves del buen funcionamiento de un equipo de trabajo es que las metas personales sean compatibles con los objetivos del equipo.

En resumen, podríamos definir el trabajo en equipo como la acción individual dirigida, que al tratar de conseguir los objetivos comunes. Cada miembro del equipo aporta a éste todos los recursos posibles para ayudar al logro del objetivo común. Esto se observa cuando los componentes del equipo realizan actividades o comportamientos como:

  • Ofrecer nuevas ideas y desarrollarlas,
  • escuchar de forma activa las ideas de los demás,
  • proporcionar soluciones,
  • facilitar información relevante y contrastada,
  • alentar la participación de todos los componentes del equipo
  • llevar a cabo reuniones productivas
  • fomentar la creatividad y la innovación

Cuando existe una incompatibilidad entre las metas personales y las del equipo, ocurre que los integrantes del equipo reducen la cooperación, no se esfuerzan, ocultan información, etc.

Por otra parte, la cohesión es el grado de atracción que cada miembro del equipo siente hacia éste. Los equipos cohesionados se caracterizan porque tienen menos conflictos, y cuando éstos surgen, se encauzan y se resuelven de manera positiva, la comunicación es más fluida y todos los integrantes sienten que tienen la oportunidad de participar en las decisiones tomadas por el equipo. Esto refuerza la motivación. Los componentes de un equipo cohesionado valoran su pertenencia y se esfuerzan por mantener relaciones positivas con los miembros de otros equipos. Adquieren un sentido de lealtad, seguridad y autoestima por el grupo, que satisface sus necesidades individuales.

Desde el punto de vista de las competencias, los resultados de un equipo de trabajo, dependen básicamente, de tres competencias clave:

  • SABER: esta competencia engloba las características diferenciales entre los miembros del equipo de trabajo, así como determinadas características del equipo como tal.
  • PODER: se refiere a la oportunidad que tenga el equipo de poner en funcionamiento todos sus recursos para el logro de los objetivos.
  • QUERER: hablamos de motivación, de la compatibilidad entre objetivos personales y objetivos del equipo

Una de las principales ventajas del trabajo en equipo es el efecto sinergia, es decir, la posibilidad de obtener resultados que van más allá de las capacidades de los componentes del equipo. Supone que los resultados de un equipo de trabajo pueden ser superiores a la suma de los esfuerzos y capacidades de cada uno de los miembros de ese equipo. Ello va a depender de una buena organización y de que el objetivo sea realmente común, comprendido y aceptado por todos los componentes del equipo de trabajo. Cuando tiene lugar el efecto sinergia, los resultados del equipo trabajo son superiores a los esperados, generando una gran motivación y una gran cohesión o unidad del equipo. Cuando se trabaja en equipo, los esfuerzos de los miembros se potencian, disminuyendo el tiempo de acción y aumentando la eficacia de los resultados.

Pero para las personas y las organizaciones tienen otras ventajas, algunas de las cuales se indican a continuación.

 
Ventajas

Algunos consejos para mejorar el trabajo en equipo:

  • Construye confianza. La confianza es el elemento principal del trabajo en equipo. Impulsa un ambiente donde todos los participantes conozcan las habilidades de los demás, entiendan sus roles y sepan cómo ayudarse mutuamente
  • Establece objetivos comunes. Para que tus colaboradores trabajen en equipo deben perseguir las mismas metas. Por ello, es importante que comuniques la misión de la empresa de manera uniforme y que definas cómo cada miembro y departamento puede contribuir a cumplirla
  • Crea un sentido de pertenencia. Los seres humanos necesitamos sentirnos parte de algo; por eso, el factor más poderoso en la creación de equipos es el desarrollo de una identidad común. Define qué identifica a tus equipos, fija valores y haz que cada miembro sea consciente de su impacto en el equipo
  • Involucra a tu gente en las decisiones. Nada afecta más un trabajo en equipo que el hecho de que las decisiones sean tomadas por un líder autócrata. Para evitarlo, impulsa la generación de ideas, abre tu mente y motiva a cada colaborador a compartir su opinión. Si tienes esta retroalimentación, será más fácil implementar cualquier cambio o estrategia.
  • Haz que haya un entendimiento entre las partes. Es muy fácil criticar o subestimar el trabajo de los demás cuando uno no lo conoce o no lo ha ejecutado. Para crear empatía entre tus trabajadores, realiza ejercicios de rotación entre áreas. Así cada miembro sabrá en qué consiste la labor del otro y cómo puede contribuir a hacerlo mejor.
  • Motiva la responsabilidad y el compromiso mutuo. Cuando una persona es parte de un equipo, sabe que los logros o fracasos son responsabilidad de todos y cada uno de los miembros. No fomentes la mentalidad de “éste no es mi problema”; haz que los problemas y los aciertos sean compartidos
  • Impulsa la comunicación. La única manera de que todos los miembros trabajen como una orquesta es que existan los canales de comunicación adecuados. Los verdaderos equipos se escuchan y retroalimentan. Están dispuestos a cambiar de opinión y a crear estrategias en conjunto.
  • Aprovecha la diversidad. Un equipo de trabajo homogéneo puede operar con eficiencia pero sin mucha innovación. Al momento de crear tus equipos procura que haya personalidades e intereses distintos, pero que se compartan valores y un compromiso con la empresa
  • Celebra los éxitos grupales. Aunque es importante también reconocer el trabajo individual, es clave que las recompensas se den por resultados en equipo. Cuando algo sale bien, reúne a todos los implicados y agradéceles su trabajo. Procura destacar el papel de cada uno, pero celebrar el resultado grupal
  • Sé un líder. Todo equipo de trabajo necesita un líder que guíe y reúna los esfuerzos individuales. No te “laves las manos” y sé parte del equipo. Como líder tendrás que llegar a consensos y tomar decisiones.

 

Ahora lo tengo más claro, pensó Juanito, tendré en cuenta estos consejos y seguro que consigo que el equipo esté cohesionado y todos “remen en la misma dirección”…

SUSANA FERNÁNDEZ PESTAÑA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *