23. EVALUACIÓN 360º

Blog 23_72px

El paso del tiempo hizo que pudiésemos decir que Juanito estaba perfectamente integrado en su nueva empresa y que poco a poco, junto a su equipo, había ido haciéndose con sus nuevas funciones y asumía con alegría las responsabilidades que le habían sido recientemente asignadas. Juanito había recibido felicitaciones por parte de la Dirección, las cosas parecían que marchaban…

 

El equipo hacía honor a su nombre,  se había creado un buen ambiente, las reuniones eran cada vez más productivas e incluso se podía ver que la comunicación entre los miembros era mucho más fluida,  se podría hasta decir que se respiraba un espíritu de pertenencia al grupo que a Juanito le producía una gran satisfacción.

 

En la Compañía había llegado el mes de las evaluaciones y Juanito tenía especial interés por llevar a cabo la de sus colaboradores. Habían evolucionado muchísimo desde aquellos comienzos y tenía muchas ganas de trasmitirles todas sus apreciaciones e incluso agradecimientos, todos habían hecho un gran esfuerzo en reconducir la situación.

 

El sistema que se utilizaba para la evaluación del desempeño era la denominada evaluación 360 grados. Este sistema  principalmente consistía en una evaluación integral que mide las competencias de los colaboradores, partiendo de un punto de vista global y basado en las relaciones que tiene uno mismo en el entorno laboral. El feedback en este proceso es un factor clave. Gracias a este tipo de evaluación, Juanito no sólo podría evaluar a cada uno de sus colaboradores, si no que tendría la valoración de sus propios compañeros y la percepción externa del departamento, para él, esto era fundamental en un recién formado. Visto el éxito con el que su equipo había comenzado a funcionar, no se le ocurría una mejor manera para identificar ahora las fortalezas de cada uno y reforzarlas, de esta manera sin duda se elevaría el grado de competitividad y productividad.

 

Juanito tuvo una primera reunión con Recursos Pingüinos donde le explicaron con detalle las fases de todo el proceso:

  1. La primera parte de preparación del proyecto no había sido tarea de Juanito. Recursos Pingüinos había definido los formatos de evaluación, había identificado evaluados y evaluables y un calendario del proceso. La planificación era imprescindible para el éxito del proyecto de Evaluación 360 grados.
  2. La segunda etapa era por la que pasaba Juanito ahora mismo. Se habían reunido con él para explicarle todo el proceso, pero también para ‘advertirle’ de los beneficios de la evaluación, así como del impacto organizacional del mismo. Esto provocaba mucha tensión emocional entre el evaluador y el evaluado y era algo que había que tenerlo siempre presente.
  3. La tercera etapa era el propio proceso de evaluación, que principalmente consistía en cumplimentar los formatos de evaluación que tratan sobre el evaluado. Este formulario debía completarse siguiendo todos los criterios marcados por los departamentos que han diseñado el sistema.
  4. La cuarta etapa consiste en la recolección de todas las evaluaciones hechas para posteriormente procesarlas.
  1. En La parte quinta del proceso, se sintetiza y se acomoda toda la información, de tal manera que pueda dar información estadística de tendencias y resultados. En la empresa de Juanito, por cada colaborador, había 9 evaluadores, 3 compañeros, 3 colaboradores, 3 clientes internos, un responsable y un evaluador.
  1. Y por último, la fase más importante: la retroalimentación. Esto siempre debía verse como un regalo para el evaluado, algo que le ayuda a crecer profesionalmente y personalmente. Una parte vital de esta fase es la presentación de los resultados, ya que de esto puede depender en gran medida la reacción de cada evaluado.

 

Juanito salió de la reunión con muchísimas ideas en la cabeza… ejecutar un proceso de evaluación de 360 grados es algo laborioso pero que puede tener unos resultados extraordinarios para hacer crecer a cada una de las personas que componen una organización.

 

Como todos sabemos que nuestro pingüino es de naturaleza inquieta, no tardó mucho en pedir las plantillas y comenzar con el proceso. En seguida se dio cuenta de todas las ventajas y beneficios que se obtenían de este método:

 

  • Podría obtener información de cada miembro del equipodesde diferentes perspectivas, de esta forma Juanito podía contrastar diferentes opiniones

 

  • Con este sistema de evaluación, reducía los prejuicios y sesgosque pueden aparecer cuando la evaluación depende de una sola persona, obteniendo información más ‘objetiva’.

 

  • Identificaría las fortalezasy áreas de oportunidad de sus colaboradores en cuanto a sus competencias para así desarrollarlas y potenciarlas.

 

  • Conseguiría además motivar a los colaboradores de manera que éstos se conozcan un poco mejor y se identifiquen con la misión, visión y valores de la compañía.

 

Juanito fue de los primeros en entregar sus formatos de evaluación. Estaba deseando poder sentarse con sus colaboradores y tratar con cada uno de ellos. Después de las reuniones, se dio cuenta de lo complicado que puede ser dirigirte a las personas para explicarles aquello que necesitan reforzar y que el proceso de evaluación necesita armarse de sensibilidad, autocrítica y empatía. Pero en términos generales, la experiencia fue muy positiva y consideraba que todos los evaluados estaban de acuerdo con lo acordado en cada una de las reuniones.

 

Vaya donde vaya o haga lo que haga, Juanito siempre va a destacar por la pasión y el entusiasmo que pone a todo lo que hace y lo que lleva a cabo, como buen líder nunca desaprovechará una herramienta que le permita avanzar tanto a él como a su equipo…

 

GLORIA CABO

Continuar Leyendo