18. JUANITO TIENE EQUIPO

Blog 18 - 72px

Juanito reflexionó sobre lo que Tomás le había explicado… en su trayectoria profesional sumaba tanto experiencia por cuenta ajena como su know how como emprendedor. Experiencia internacional y diferentes cursos de desarrollo personal como el coaching. Definitivamente tenía mucho que aportar al mundo empresarial. Y en esta ocasión lo quería hacer desde dentro, trabajando en una empresa siendo plantilla. Siendo uno más y teniendo menos incertidumbre sobre si podría pagar las facturas de la luz a final de mes.

A diferencia de otras ocasiones, el proceso de selección fue muy corto. Sin muchas esperanzas Juanito se inscribió en un puesto de mando intermedio… una multinacional, un salario medio, muchas posibilidades de crecimiento… ¡¡ y la responsabilidad de tener un pequeño equipo a su cargo!! Esto último fue lo que más le hizo pensar a Juanito. Él nunca había tenido a pingüinos dependiendo de él… suponía una gran responsabilidad pero también un reto. Se acordó  de los distintos jefes que había tenido… de todos ellos había aprendido tanto cosas, positivas como cosas que no querría repetir el día que él tuviese equipo… y ese día había llegado.

¿Tenía Juanito potencial de líder?

Entonces le vino una frase a la cabeza que escuchó días atrás….

“Los grandes líderes toman prestado lo mejor de aquellos que admiran, sus héroes, y lo incorporan a su persona. Esto les hace más completos y  mejores”.

Tengo que  “Jugar más con mi identidad profesional” para poder desarrollarme y utilizar la autenticidad a mi favor. Para ello, tengo que tener clara la diferencia entre jugar y trabajar.

Cuando trabajamos somos serios, marcamos metas y objetivos, hacemos mejoras continuas, monitorizamos los avances, etc.

Cuando jugamos a cualquier cosa, nuestra disposición es la contraria: estamos relajados, sonreímos, a veces nos perdemos y volvemos a encontrar la pista de lo que estamos haciendo, vagamos, damos rienda suelta a ideas que pueden ser no muy racionales o aparentemente disparatadas, no seguimos reglas estrictas, etc.

Hay 3 formas en las que el desarrollo de nuestra identidad nos puede liberar de algunos frenos que retrasan el desarrollo de liderazgo. Estas tres acciones son:

  1. Roba como un artista. Copia a tus héroes.- Tenemos que copiar a nuestros héroes, todo lo bueno que tienen, y lo añadamos a nuestra propia personalidad. La clave aquí consiste en copiar sólo aspectos de lo que esa persona hace, no convertirnos en un doble malo de la persona. Se trata de entender con profundidad cómo piensa y ve el mundo esa persona para llevar a cabo esas acciones.
  2. 2. El enfoque de juegonos hace cambiar nuestro modelo mental de un modelo centrado exclusivamente en el rendimiento y consecución a uno orientado hacia el aprendizaje. Cuanto menos aprendamos, menos posibilidades tendremos de progresar. Ya no se trata de defender nuestra identidad de cualquier cambio que sobrevenga, sino que estamos explorando diferentes posibilidades.
  3. Ser  diferente de un día para otro. Probar cosas nuevas y equivocarnos para así poder aprender y revisar qué esté funcionando y lo que no. Pasamos a un modelo mental en el que no somos rígidos, sino que estamos experimentando con diversas posibilidades antes de decidirnos por una nueva dirección.

Fuente: http://institutodeliderazgo.com

Así, y después de tener claras estas ideas, Juanito pensó que lo que tenía que hacer es actuar como un líder y luego pensar como un líder.

Tengo que definir mi  propósito de liderazgo, pensar en quién y cómo quiero ser y cuáles son mis bases. Todo ello me llevará a conseguir el cambio.

Tres son las acciones que me ayudaran a actuar como un líder y, por tanto, a pensar como un líder:

  1. Generar nuevas formas de hacer nuestro trabajo.
  2. Networking.
  3. Lograr el compromiso de las personas.

Encontró una infografía en la que se mostraban “Los 10 mandamientos para ser un buen líder”.

Los diez mandamientos de un buen líder

Fuente: Alfredo Vela

Y llegó el gran día de su incorporación a la nueva empresa. ¿Cómo sería el ambiente en esta oficina? ¿Cómo serían sus compañeros? ¿Y su nuevo jefe? ¿Y su equipo?

 

JAVIER JURADO

Continuar Leyendo